Fin de semana en Islas Columbretes. Visita las Islas Columbretes en velero
Velero y buceo en Columbretes

Breve historia sobre las Islas Columbretes

Hoy desgranamos la historia de las Islas Columbretes, uno de los destinos más solicitados para nuestros vida a bordo de buceo en España. Desde leyendas de piratas y contrabandistas hasta el paraíso del buceo en el Mediterráneo que constituye hoy la reserva marina.

Primeramente, se tiene constancia de que los griegos divisaron el archipiélago y lo nombraron Ophiusa. Más tarde, los romanos quisieron bautizarlo con el nombre de Colubraria, e incluso los íberos por Moncolobrer (Monte de culebras). La razón común de estos nombres se debe al reptil que habitaba en los islotes: la culebra, el primer gran conquistador del archipiélago de las Islas Columbretes.

Más adelante, las culebras convivieron con los piratas que usaban la isla de refugio y con los que durante mucho tiempo vivieron en armonía. La protección que brindaban los islotes y la fácil vigía que ofrecía el punto más alto del archipiélago, hacía de Islas Columbretes una base idónea para piratas y contrabandistas.

Ya convertido en refugio de contrabandistas en 1423, Alfonso El Magnánimo cede las Islas a Dionisio de Odena. Sin embargo, este las rechaza al pretender llevar a cabo un destacamento militar, debido al elevado coste del proyecto.

Creación del faro en Islas Columbretes

Tiempo después, en 1855, se habilita un espacio donde albergar a los obreros encargados de la construcción del faro. Aunque en 1857 se encendió el faro por primera vez, las obras llegaron a su final en 1860.

Por otro lado, el archipiélago presentaba dificultades de habitabilidad a causa de la gran población de culebras y escorpiones que habían colonizado los islotes. Como solución, se decidió utilizar presos que comenzaron una desmesurada caza de estos animales. Al mismo tiempo, se introdujeron gallinas y cerdos para que acabaran con ellos. Por último, en la lucha por erradicar a las culebras, se decidió llevar a cabo la quema de toda la vegetación de la isla, lo que finalmente tuvo “éxito” y el archipiélago quedó libre de estos reptiles desde 1960.

Poco después, cuatro familias comenzaron a habitar el mayor de los islotes (Columbrete Grande o Illa Grossa) con el objetivo de atender el faro. Sin embargo, poco a poco fue reduciéndose la población hasta que solo fueron necesarias dos personas para llevar a cabo el cuidado y mantenimiento del mismo.

Los fareros debían estar 3 meses seguidos en Islas Columbretes, llevando una vida austera y dedicándose a la agricultura y la ganadería para sobrevivir. Al mismo tiempo, llevaban a cabo la recogida de datos que permitieron los primeros estudios del archipiélago. Los habitantes de Islas Columbretes recibían ayuda y enseres en barco desde la Península. Se les llevaba provisiones cada 15 días, siempre y cuando la meteorología lo permitiera. Aunque pudiésemos pensar que era una vida fácil, lo cierto es que no lo era. Todo estaba muy racionado y la sombra de perder todo el cargamento debido a los naufragios amenazaba en ocasiones.

Viajes de buceo en velero Islas Columbretes
Vida a bordo de buceo en Islas Columbretes en velero
Viajes en velero Ibiza y Columbretes

Islas Columbretes, islas de Castellón

En 1955, el Consistorio Municipal de Castellón consiguió que las Islas Columbretes fueran de su jurisdicción. Desde entonces, el archipiélago forma parte de su término municipal.

A raíz de esto, las Islas Columbretes comenzaron a hacerse más conocidas. Aunque no siempre para bien, ya que empezaron a llevarse a cabo prácticas devastadoras para su entorno. Por ejemplo, pesca indiscriminada, recolecta de coral, explotación del fondo marino y caza de aves o conejos de forma masiva. Como guinda del pastel, se usaron de campo de entrenamiento para las fuerzas aéreas españolas y estadounidenses.

A día de hoy, podemos encontrar en sus fondos proyectiles hundidos. Asimismo, también podemos verlos en superficie, incrustados en las paredes rocosas. Los fareros de la época contaban que incluso llegó a desprenderse una parte del islote Bergantín, provocando una significante reducción de su tamaño.

PADI Open Water Diver vida a bordo Ibiza
Viajes en velero Islas Columbretes. Vida a bordo de buceo Islas Columbretes

Reserva Natural y Reserva Marina de Islas Columbretes

Todos estos abusos en Islas Columbretes despertaron una necesaria conciencia medioambiental.

En 1988, la Generalitat Valenciana las declara Parque Natural. Poco después, en 1990, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación establece la Reserva Marina de 4.400 hectáreas. En 1994, las Islas Columbretes se recalifican como Reserva Natural. A día de hoy, se consideran Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zona de especial protección para las aves (ZEPA) y micro reserva de flora.

Poco a poco, Columbretes va recuperando su esplendor ecológico y biológico, convirtiéndose en un punto de referencia medioambiental.

El archipiélago consta de impresionantes fondos marinos, con una riqueza geológica digna de un archipiélago volcánico cuidado. Además, podremos deleitarnos con el vuelo de aves autóctonas y migradoras, así como flora y vegetación únicas por su marcada condición insular.

Viajes en velero con patrón a Islas Columbretes:

Leave a comment